8 mar. 2010

La vida es como una alfombra mágica. Si te acuestas boca arriba sobre ella no te caerás, pero solo podrás observar el cielo y algún pájaro despistado. Si te incorporas y miras hacia abajo disfrutarás de una panorámica maravillosa y podrás ver pueblos, ríos, tal vez el mar, montañas, carreteras y hasta personas..., pero corres el peligro de que la alfombra se vuelque y caigas. Es decir, si no arriesgas durarás, y si arriesgas quizás no, pero tu viaje habrá sido auténtico.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada