2 jun. 2011

"Los viejos no deben enamorarse"

Autores: Grupo Ausencias
- Mari Carmen Ayerbe
- Maria Luisa Erlaiz
- Ana Luisa Argomaniz
- Paco Melón



El grupo Ausencias hemos trabajado la obrita de Castelao "Os velhos non deben de namorarse" Sobre ella, Paco ha plasmado su opinión y las mujeres, M. Carmen, M. Luisa y yo, otra. Ahí van las dos y como diría Monfort "mata a todos que Dios reconocerá a los suyos"

"Qué emocionante es ver a un viejo que llora por un amor que perdió cuando era joven. Los ancianos deben atesorar los amores de juventud porque les ayudan a vivir; pero los amores tardíos los matan y su muerte hace reir a la gente " dice Alfonso R. Castelao en el prólogo.

Varias razones nos mueven a escribir sobre este eterno problema, que no es otro que la no aceptación de la vejez y como consecuencia, de la muerte. Es más bien un problema masculino. En un mundo, se quiera o no, de cultura machista, resultaría más patético ver a una vieja languidecer de amor por un adolescente.

Al formar parte de un grupo encuadrado en el "Aula de la Experiencia", nos sentimos igualmente obligados a lanzar este "aviso de navegantes". La mayoría de nosotros pasamos de los 60. La permisividad actual y la primavera acentúan los riesgos para esta colectividad que, ya de por si vulnerable, podría quedar atrapada como las moscas en la miel "presa de patas en él".

Además, la obra queda adornada por la canción "Lela", nombre de la protagonista y diminutivo de Manuela. Todos los niñoa gallegos denominan así a su abuela y ésta vuelca su ternura con ellos, Dulce Pontes nos regala con una versión en gallego (no portugués) que agradecemos muy especialmente.
La letra de la canción reza así :

       Están as nubes chorando
       Por un amor que morreu
       Están as rúas molhadas
       De tanto como choveu  (bis)

       Lela , Lela
       Leliña ; por qué non morro !
       Quero mirarme
       nas meniñas dos teus olhos
       Non me deixes
       y ten compasión de min.
       Sen ti non podo,
       Sen ti non podo vivir.

       Dame alento cas túas palabras
       Dame ceime do teu corazón,
       Dame lume cast tuas miradas,
       Dame vida co teu doçe amor.

       Sen ti non podo,
       Sen ti non podo vivir,,,,

Musicalmente es lindo, muy lindo, lo que aqui se dice, pero maticemos que lo dice un hombre. Un hombre enamorado que no es correspondido y aún, siente que es engañado y decide poner fin a su vida, como así ocurre.

El autor Alfonso Manuel Rodriguez Castelao (Rianjo, La Coruña, España 1886, Buenos Aires Argentina, 1950) fué un político, escritor, pintor médico y dibujante español de Galicia, así como uno de los padres del nacionalismo gallego. Estudió medicina y afirmaba "Me hice médico por amor a mi padre; no ejerzo la profesión por amor a la humanidad". Castelao es sin duda el gallego más destacado del siglo XX.

La obra (copiamos de Antzerti, pag 142):

"Escrita para ser representada, consta de 3 actos y es más bien una artimaña escenográfica donde juegan el amor y la muerte su eterna partida, con tres viejos imprudentes: el boticario, Don Saturio, que se suicida por la joven Lela ingiriendo solimán; el hidalgo, Don Ramón, quien acaba sus dias postrado en un estercolero por el amor que le profesaba a Micaela; y el Sr. Fuco, que muere de felicidad tras haberse casado con la pícara Pimpinela.

Además de estos tres personajes, que desempeñan un papel básico en la obra, la Muerte, disfrazada de mendiga, es esencial asimismo para el desarrollo dialéctico del juego que se entreteje entre el amor y la muerte. A otro nivel desfila toda una galería de personajes menores, como comparsa de los centrales, contribuyendo a dar variedad y viveza al argumento: a saber, las hermanas del boticario, el carabinero, Pimpinela, los enmascarados, las pícaras mujeres, etc. por citar solo los más característicos"



        "Poder es querer"
- espejo del dicho-


¿De qué va el bueno de Castelao?
Eso que nos cuenta es esperpento, dislate, desatino y locura. Hay que ser joven hasta la muerte, pues lo mismo se encuentran viejos de 20 años que jóvenes de 80 (como Einstein). Cuando se es joven, se es joven para siempre. Cierto que algunos quedan un poco ridículos pero es porque no lo tienen asumido y piensan que es un engaño que les juega el destino y entonces, con esa fractura entre lo que se vive y lo que se piensa, se lo pasan fatal y en vez de vivir la vida con disfrute (que la vida es un sueño ya lo decía Calderón y Buda y...) la viven como una carga un sufrimiento, un rompimiento... y ¿cómo se escayola eso?

Ya decía Picasso (y mira que éste sabía...) que un hombre tiene siempre la edad de la mujer que ama, y a esto, para que sea políticamente correcto, añado yo que la mujer también. Mira a la Elisabet T. con su butanero (o peón de la construcción que también están recios) o a la Marujita o a la Saritísima con sus guayabitos o hasta la mismísima Duquesa de A. y los/las demás de envidia, que rabien.

Y es que sólo nos parece bien en los "genios" reconocidos. Se ve que precisa la justificación de la renovación del ciclo creativo, de que al invierno es necesario que le siga la primavera, si no, todo se acaba; las musas, etc.

El hombre no deja de enamorarse cuando envejece sino que envejece cuando deja de enamorarse. De vez en cuando hace falta, como las serpientes, cambiar de piel para seguir adelante. Y así tantos músicos, escritores, pintores, poetas y cineastas. Nos vienen aquí Borjes, Octavio Paz, Cela, Alberti, Paul McCartney, Charles Chaplin, Woody Allen... Quedan peor justificados los de la farádula, políticos, nobles y alto clero (cardenales y más) por ser gente caprichosa y de mucho ego; Véase Hugh Hefner, Julio Iglesias (y su padre también), la Duquesa de A., los Borgia, y no nombro políticos por si meten la bicha de un pleito... PERO,

¿Donde está escrito, en qué Biblia, en qué Coran, en qué Constitución Fundacional dice que está prohibido ser feliz? (música de fondo; Françoise Hardy cantando "Tous les garçons et les filles de mon àge se proménent..."


5 comentarios:

  1. Sencillamente maravilloso enamorarse a cualquier edad. Lo cierto es que se queda una presa al mirar este blog.
    Saludos desde Cádiz.

    ResponderEliminar
  2. Toda la razón, vivir enamorados es una buena cosa y agregaría algo..."un hombre tiene siempre la edad de la mujer que ama" y viceversa y no por corrección política sino como verdad literal. Lo que pasa que eso de la edad no es una cuestión estrictamente física, no creen??
    Un saludo!!

    ResponderEliminar
  3. Por qué mandais el "aviso a navegantes"?Qué es eso de que somos un colectivo vulnerable?Sinceramente creo que no lo somos ni mas ni menos que el resto de los colectivos. Enamorarse parece que lo referis viej@s - jóvenes, y por qué no de la misma edad?
    Generalmente, enamorarse, a cualquier edad, es un poco ridículo porque se pierde un poco la cabeza, pero es estupendo!!!

    ResponderEliminar
  4. Hay refranes castellanos que no hablan de la edad para estar sexualmente activos, y parte del enamoramiento de volverse loca/o, es debido a la libido.
    Quizás el enamoramiento sexual emocione el espíritu más que cuerpo cuando el físico disminuye por la edad.

    ResponderEliminar
  5. “La permisividad actual y la primavera acentúan los riesgos para esta colectividad que, ya de por si vulnerable, podría quedar atrapada como las moscas en la miel "presa de patas en él". .... Esto tiene que ser tuyo Paco.... no te gusta la miel? .....a mí sí, y también ser vulnerable al amor, a la seducción, aún a riesgo de salir escaldado..... Como dicen las chicas más abajo “el hombre envejece cuando deja de enamorarse”, o sea, cuando se hace invulnerable a ese tipo de sentimientos y emociones. Hay que dar rienda suelta, Paco, que nos quedan cuatro dias.....
    No entiendo muy bien la última frase de Arabere..... ¿Físico tomado como libido?
    El trabajo me parece muy apropiado, pero no pienso leerme el libro después de ver el prólogo que señala Paco el Aguafiestas. Yo, como casi siempre, estoy de acuerdo con ellas cuando dicen: “Eso que nos cuenta es esperpento, dislate, desatino y locura”

    ResponderEliminar