2 jun. 2011

Copa de fútbol del Rey

GRUPO HIRUTAHIRU
Carmen Urretavizcaya
Arantza Bereciartua
Pilar Izaguirre
Rosi Garrido
Maite Zaldua
Julia Almandoz

Competición 2011
El sentido de lo que es competición hoy en día ha cambiado respecto a épocas anteriores, pasando a manos de la economía mundial.  El espíritu deportivo es ganar al otro a cualquier precio. Asimismo el trofeo es para “la foto”.
               
Este año el Real Madrid ha conseguido “LA COPA DEL REY” y esto decía la prensa:
“El Real Madrid acabó con su sequía de títulos y lo hizo ganando uno que se le resistía hace 18 años. Los merengues se impusieron al Barcelona en la final de Mestalla gracias a un tanto de Cristiano Ronaldo en la primera parte de la prórroga. El partido tuvo un dueño en cada parte y cualquiera de los dos pudo llevarse el trofeo.
Cibeles es una diosa de vida, muerte y resurrección. Durante todo un siglo disfrutó con el ofrecimiento de títulos blancos para luego vivir tres años en el inframundo. Florentino Pérez contrató a José Mourinho y discutirle al eterno rival, el Barcelona, su hegemonía. En la primera ocasión que ha tenido,- 'The Special One'- ha llevado la Copa del Rey hasta Cibeles.
http://www.biobiochile.cl/
EL TROFEO SE ROMPE
La Copa del Rey quedó DESTROZADA  después de que el autobús pasara por encima de ella. El trofeo se le cayó de las manos a Sergio Ramos desde cinco metros y el conductor no pudo evitar el atropello, pero no importa hay copias y enseguida se sustituye.
                                                ___________________
No hay mal que por bien no venga.

Era el dicho que su madre le repetía cada vez que no conseguía sus propósitos. Sobre todo, cada vez que al volver de los entrenamientos que casi diariamente tenían en un solar situado junto a la escuela, tenía que reconocer, entre enfadado y triste, que Manolo el entrenador, casi no se había fijado en él, sólo había hecho unas cuantas carreras bordeando las porterías, unos postes viejos de teléfonos, por unos senderos llenos de piedras y polvo al final de la urbanización que los últimos años había surgido en el extrarradio de la ciudad.

Era pequeño, enclenque, nervioso, no tenía mucha fuerza ni hermano mayor que le defendiera, había llegado hacía poco desde un pueblo triste y seco y además no parecía que pudiera adaptarse a ningún puesto en el equipo.

A pesar de ello, quizás por su deseo de integrarse en el nuevo ambiente, no dejaba de ir un solo día al entrenamiento, nunca protestaba por tener que recoger los trastos, traer el agua desde el patio escolar y hacer mil y un recados que los “buenos” le pedían.

Soñaba con conquistar la “titularidad” ganar “medallas y copas”, eso si, con el mejor equipo del mundo. No sabría decir cómo, su madre decía que por lo yogures, pero el caso es que poco a poco alcanzó su meta, conquistó trofeos y estaba a las puertas de alcanzar la gloria y una de copas soñadas.

Ganaron. Sus compañeros hicieron magníficos goles, extraordinarias paradas, el suyo fue un trabajo silencioso, sin destacar especialmente, casi ni le nombraron, todo había transcurrido dentro de lo previsto.

Pero, ¿a quién?, ¿a quién se le había caído la copa y destrozado totalmente bajo las ruedas del autobús?
A él, solo a él, de pronto ni los goles, ni las paradas tenían importancia, sólo su error.
Su nombre empezó a figurar en todos los periódicos, radios, teles….
De ahora en adelante figuraría en la historia no solo de su club sino del fútbol.
Su madre tenía razón: no hay mal que por bien no venga.
                                            __________________________________

Triunfante en Madrid.-

Cómo Alfonso XII entró triunfante en Madrid sobre un caballo blanco, así entró la Copa del Rey de España a lomos de un autobús de dos pisos.

Supongo que el rey Borbón a finales del siglo XIX, lo hizo por las calles cercanas a la diosa Cibeles, aunque las crónicas oficiales no relaten el itinerario.

-Pero ¡Ay!- el copero del Rey en los albores del siglo XXI, cuando triunfante cabalgaba a lomos del bus exhibiendo el trofeo conseguido, -¡Uy, ostrasss! - se le cayó o lo tiró, y acabó hecho añicos bajo las ruedas, ante el estupor de la multitud ansiosa que esperaba a los pies de la diosa Cibeles.

La Copa destrozada, descuajeringada, destronada y descojonada, la escondieron entre los 11 jugadores del equipo vencedor, cual prueba del delito y no del grandioso triunfo que acababan de conseguir en Valencia, en el campo del Mestalla.

Otra similitud con Alfonso XII, también él entró en España por Valencia, según relatan las crónicas.

Pero el artífice de semejante desaguisado, fue nada menos que un jugador emblemático, componente de la “ROJA”, y de la tierra de Maria Santísima para más señas.

Pienso, que en el momento álgido de la llegada a la plaza para exhibir el trofeo ante la multitud enfervorizada, se le cayó el trofeo de las manos, o bien, porque el conductor siendo forofo del Osasuna, dió un brusco frenazo en ese momento, o bien porque Sergio Ramos, sevillano de pro, en ese momento de euforia se arrancó por “sevillanas azpeitianas”.

Si, habéis leído bien, no sevillanas rocieras o almonteñas, sino las sevillanas de la Euskadi profunda, auténticas, esas que arrancan diciendo: “Hartu sagarra arbolatik, bota sagarra lurrera……hartu sagarra, bota sagarra………”, y con el juego de brazos y manos del baile, se le olvidó que, llevaba entre los suyos, el valioso trofeo que tanto les había costado conquistar unas pocas horas antes, ante su acérrimo rival, el Barça del alma y del corazón de su omnipotente entrenador Mou.

Moraleja: si Mou dice que el Barça gana los trofeos a trancas y barrancas, se le podrá responder que él se lleva los trofeos hecho añicos.
                       
                       _____________________________________
   

¿Qué pasa en Madrid?
Madrugada del 21 de Abril/11.

No sé si habrá algún madrileño, o habitante de esa ciudad que no lo sepa. Las calles se empiezan a abarrotar de hinchas ataviados con bufandas, gorros…. caras pintadas, portando grandes y pequeñas banderolas.

Es como un gran rugir en la madrugada, nadie puede dormir.

Una gran hilera de personas se amontona a lo largo de las calles. La caravana del Real Madrid va a pasar.

¡Ya vienen!  La euforia va aumentando, todos gritan, cantan y saltan,
incluso los jugadores que van en lo alto del autobús enarbolando el trofeo, que pasa de mano en mano.


De repente gritos distintos, raros, que ocurre?  No todos lo ven, algo extraño ha sucedido “ la Copa se ha caído” . Queda aplastada por el autobús, y varios trozos aparecen sobre el asfalto.

¿Que ha pasado?  Ha sido una mala jugada del destino, o un signo premonitorio de que no se lo merecían.

O quizás la copa estaba …...

                                                  -----------------------


El fútbol no despierta mi interés.

No puedo decir que no me guste, porque  sinceramente  jamás he visto un partido. Cuando  a veces siendo espectadora pasiva, desde el sofá de casa, escucho, porque mi vista está en algo que estoy leyendo,  ¡Fuera de juego!  Está  clarísimo, clarísimo… fijo mis ojos en la pantalla, repiten la jugada y no me entero de nada. Creo que todo se desarrolla a una velocidad endiablada. No sé lo que es un córner o un penalti.  Conozco algo del vocabulario  porque los comentaristas se encargan de repetirlo y además a voz en grito.

Pues bien, con estos antecedentes me corresponde realizar un comentario sobre la Copa del Rey  para un trabajo de clase y aquí me tenéis… Como todo estudiante moderno se me ocurre consultar con papa Google. Introduzco: Fútbol, Copa del Rey  y lo primero que me llama la atención es  9.620.000 resultados.

Está claro. A muchísima gente le interesa.  A  algunos les sirve de distracción, otros lo siguen apasionadamente,  para otros es francamente enloquecedor…   
Pero como no me encuentro entre los anteriores y a raíz de este momento, mi aportación se limitaría a Corta/Pega francamente me siento incapaz de continuar.


                                  -----------------

Imitadores.

Parece ser que el incidente de la Copa del Rey ha creado escuela y por lo tanto admiradores. Ahora le ha tocado al Ajax holandés. Un jugador del que no recuerdo su nombre emula en medio de su entusiasmo a S.R. y se le cayó el trofeo de la Reina. Esta vez el trofeo era menos aparatoso y salió despedido y en mejores condiciones.

2 comentarios:

  1. No os veo muy aficionadas al Futbol,pero el trabajo ha sido simpático. ¡ja,ja.......!

    ResponderEliminar
  2. Y nos reímos de la anécdota de la Copa descuajeringada y ganada por el Real Madrid, precisamente por ser forofas de la Real Sociedad.
    ¡¡AUPA ERREALA!!

    ResponderEliminar