4/5/2010

ALICIA EN EL PAÍS DE LAS MARAVILLAS.- Lewis Carroll.


EL AUTOR


Lewis Carroll es el seudónimo por el que es conocido en la historia de la literatura Charles Lutwidge Dodgson (Daresbury, Cheshire, 27 de enero de 1832Guildford, Surrey, 14 de enero de 1898), sacerdote anglicano, lógico, matemático, fotógrafo y escritor británico, conocido.



Los antepasados de Dodgson procedían principalmente del norte de Inglaterra, con algunas conexiones irlandesas. Conservadores y miembros de la High Church anglicana, la mayoría de ellos se dedicaron a las dos profesiones características de la clase media-alta inglesa: el ejército y la Iglesia. Su bisabuelo, llamado también Charles Dodgson, llegó a ser obispo; su abuelo, otro Charles, fue capitán del ejército y murió en batalla en 1803, cuando sus dos hijos eran todavía muy pequeños. El mayor de ellos —también llamado Charles— escogió la carrera eclesiástica. Estudió en Westminster School y más tarde en Christ Church, Oxford. Con grandes dotes para las matemáticas, obtuvo una doble titulación que prometía ser el comienzo de una brillante carrera académica. No obstante, el futuro padre de Lewis Carroll prefirió, tras casarse en 1827 con su prima, convertirse en párroco rural.
El joven Charles inició su educación en su propia casa. Las listas de sus lecturas conservadas por la familia, atestiguan su precocidad intelectual: a los siete años leyó The Pilgrim’s Progress de John Bunyan.


Su temprana carrera académica osciló entre sus éxitos, que prometían una carrera explosiva, y su tendencia irresistible a la distracción. A causa de su pereza, perdió una importante beca, pero, aun así, su brillantez como matemático le hizo ganar, en 1857, un puesto de profesor de matemáticas en Christ Church, que desempeñaría durante los 26 años siguientes. Cuatro años después fue ordenado diácono. Murió el catorce de enero de 1898 de una bronquitis, unos días antes de cumplir los 66 años.


Contexto histórico social del autor


Lewis Carroll refleja en Alicia las características de la era Victoriana, época en la que vivió y escribió. Son constantes las alusiones a los ideales de su época. Ideales tales como: progreso científico, económico, social y tecnológico; espíritu de descubrimiento y de aventura; espíritu religioso.


Otra característica de la época, es que esta sociedad es la creadora del juego recreativo. Juegos como el Backgammond, el rugby, el criquet o el tenis son puestos de moda y extendidos por toda Europa. Carrol hace sin duda, una apología sobre el juego, ya que éste es un elemento clave en la historia de Alicia. ¿Qué es Alicia sino un juego? Un juego de naipes en la primera parte y un juego de ajedrez en la segunda.


Es en ese contexto donde debemos situarnos para entender los libros de Lewis Carroll.


EL RELATO: ALICIA EN EL PAÍS DE LAS MARAVILLAS
Tema

Tras el paseo rutinario de la tarde, Alicia echa a correr detrás de un conejo blanco parlante y ataviado con vestidos. Cuando llega a su madriguera se da cuenta que ésta es la entrada a un mundo desconocido. En él Alicia vive unas aventuras singulares que nos recuerdan a todo lo que vivimos en nuestros sueños. Ella es una niña inglesa de buena educación que no cesa de discurrir e imaginar por lo que no parece asombrarle en absoluto nada de lo que vive. De hecho, cambia de estatura a cada momento, conoce a múltiples animales, escucha numerosas historias de los personajes y es invitada a extraños eventos y fiestas. Alicia se adentra en un mundo surrealista y onírico del que despierta justo antes de que la Reina de Corazones, esa extraña mujer gritona y dominante, le cortara la cabeza.


Alicia se encuentra en un mundo absurdo, donde tendrá constantes, y a veces tormentosas, pérdidas de identidad y experimentará en sus propias carnes todo tipo de problemáticas con el lenguaje.


Estilo literario
El relato -pues no puede considerarse como novela debido a su extensión, pero sí como un cuento infantil, una fábula o simplemente una liberalización de la mente adulta hacia los no prejuicios de la creatividad- abre nuevos horizontes poéticos, literarios, narrativos y en él caben toda clase de recursos que apuestan por la imaginación. Es rápido y trepidante. Ágil, breve y carente de redundancias.


El lenguaje es poético y bello, y como todo buen escritor para niños, coloca al lector rápidamente en contacto con los personajes.


Rompe con la literatura convencional, con la moraleja de las fábulas y el realismo puro del romanticismo, al mismo tiempo que presenta una mezcla magistral entre el sueño y la realidad, lo que permite construir un espacio imaginario. Cada diálogo, cada expresión, cada frase, todo este cúmulo de recursos narrativos, parece a veces haber surgido de la mente de un loco genio. Parecen absurdos incluso algunos pasajes de la obra, pero no son así en realidad. Todos tienen su parte de sentido, su justificación dentro del marco de la obra entera.
El libro representa un símbolo de la libertad narrativa y comprende innumerables juegos lingüísticos. Por último, no podemos obviar las fantásticas ilustraciones del libro, dibujos en tinta al estilo de la caricatura satírica victoriana.


VALORACIÓN

Un delicioso entramado de situaciones inverosímiles y absurdas, de seres singulares e inolvidables, de pasajes oníricos y de juegos con el lenguaje y con la lógica. El cuento simboliza el momento en que el niño, al dejar de serlo, comienza a penetrar en el fascinante, misterioso y absurdo mundo de los adultos. Al descender por la madriguera del Conejo, Alicia está avanzando en el tiempo hacia ese momento, ya cercano, en el que ingresará en el mundo social de los mayores. Y al llegar al fondo de la madriguera, el primer dilema que se le plantea es si beber o no de ese frasco que hay encima de la mesa, si crecer o no crecer, es decir, si hacerse o no hacerse adulto, de ese adulto que siempre tiene prisa... -es tarde, es tarde...


En el mundo de los adultos, tal como descubre Alicia, todos o casi todos los valores son convencionales. Como en un juego de cartas, a unos les toca ser rey, a otros, sota, y a la mayoría, soldado raso. Todo el mundo de los adultos está regido por unas normas, que tal como percibe, no tienen sentido alguno. La vida es un juego tan absurdo y arbitrario como el partido de criquet que organiza la Reina en sus propios jardines.


Así, la niña se enfrenta al mundo de los adultos, no para verlo desde fuera, sino para ingresar en él. Alicia se sumerge en un mundo, donde la razón deja de existir y sin embargo, todo tiene su lógica y las cosas funcionan correctamente a pesar de todo. Nada es como parece, pero todo es auténtico. Las reglas convencionales se desvanecen abriendo paso a situaciones extrañas incluso para la propia imaginación, aunque quizás toda ello sólo sea posible por el hecho de proceder de una mente anegada por la infancia.


BIBLIOGRAFÍA


CARROLL, L.: Alicia en el país de las maravillas. Alianza Eitorial. Madrid 1985


FUENTES: http://es.wikipedia.org/wiki/Lewis_Carroll#Biograf.C3.ADa



Autora: Begoña Urrutia Elorza

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada