16 jun. 2010

Gabriel García Márquez

Artículo enviado por Maria Jose Balanzategui

Gabriel GARCÍA MÁRQUEZ nació en Aracataca (Magdalena, Colombia) el 06 de marzo de 1928. Cuando tenía ocho años su familia abandonó el pueblo, porque la industria del banano (la misma quizá que gozara algo menos de cien años de esplendor en Macondo) no daba para más.

Estudió el Bachillerato en Barranquilla, en un colegio de jesuitas y en el Liceo Nacional de Zipaquirá, con una beca que ganó por concurso. Entre 1947 y 1948 inició la carrera de Derecho en la Universidad Nacional, y de esta época es precisamente su primer escrito, un cuento que se publicó en el Suplemento de Fin de Semana de El espectador, con el título de La Tercera Resignación.

Trabajó de periodista en El Universal, de Cartagena y en El Heraldo de Barranquilla, y mientras seguía escribiendo cuentos, tan malos, según él, que se pone enfermo solo de oírlos nombrar, pero que fueron publicados en El Espectador entre 1949 y 1951. Para este mismo diario de la capital, trabajó desde 1954, incorporado a su plantilla de redacción, escribiendo crítica de cine y grandes reportajes.

En 1955 ganó un concurso nacional de cuentos con Un día después del sábado; poco después el diario le envió a Ginebra para que informara desde la ciudad suiza de la Conferencia que allí celebraron los cuatro grandes (en julio de 1955), y posteriormente se encargó de la corresponsalía de El Espectador en Paris y Roma. En la capital italiana estudió en el Centro Experimental de Cinematografía, y más tarde realizó un viaje de tres meses por diversos países socialistas, del que nacieron varios artículos que luego en 1960, se publicaron en Cromos.

En 1958 regresó a Colombia para casarse con Mercedes Barcha, que le ha dado dos hijos, Rodrigo y Gonzalo, y más tarde se estableció en Caracas donde fue redactor de varios periódicos y revistas, entre ellos Momento, Élite y Venezuela Gráfica. A partir de 1961 vivió en Méjico, donde trabajó especialmente en la confección de guiones cinematográficos (El gallo de oro, Tiempo de morir).

Garcia Marquez ha publicado las siguientes obras : La Hojarasca (1955), El coronel no tiene quién le escriba (1957), según él su mejor novela; La mala hora (1961), Cien años de Soledad (1967), novela que ha batido casi todos los records de venta de una novela en castellano, y que se convirtió enseguida de su publicación en un best-seller mundial. Lo que distingue a esta novela de todas las demás que estamos acostumbrados a leer en castellano, es que constituye un intento de interpretación del mundo, pero desde fuera del mundo. Por esta novela Garcia Márquez ha recibido en Italia el premio Chianciano 1968, otorgado a la mejor obra literaria publicada ese año en dicho país, y el Premio al Mejor Libro Extranjero 1969, publicado en Francia. Los mismos honores de crítica y público recibió su siguiente novela El otoño del patriarca (1975), el que el autor busca un nuevo modo de narrar y lo encuentra en una novela alucinante, pero dramáticamente real.

Entre otras obras hay que citar, además sus libros de cuentos, como Los funerales de la mama grande (1962),  y el volumen que se abre con La increible y triste historia de la cándida Eréndira y su abuela desalmada.

El amor en tiempos de cólera se publicó por primera vez en 1985. Está basada en las historias de dos parejas. La historia de la joven pareja formada por Fermina Daza y Florentino Ariza está inspirada en la historia de amor de los padres de García Márquez.

En 2002,  García Márquez publicó el libro de memorias Vivir para contarla, el primero de los tres volúmenes de sus memorias, que el escritor había anunciado así:

Empieza con la vida de mis abuelos maternos y los amores de mi padre y mi madre a principios del siglo, y termina en 1955 cuando publiqué mi primer libro, La Hojarasca, hasta viajar a Europa como corresponsal de El Espectador. El segundo volumen seguirá hasta la publicación de Cien Años de Soledad, más de veinte años después. El tercero tendrá un formato distinto, y sólo serán los recuerdos de mis relaciones personales con seis o siete presidentes de distintos países.

Su más reciente novela, Memoria de mis putas tristes, en 2004 es una historia de amor que sigue el romance de un hombre de noventa años y su pubescente concubina. Este libro causó controversia en Irán, donde se prohibió después de 5.000 ejemplares impresos y vendidos. Por la misma novela una ONG amenazó en Méjico con demandar al escritor por hacer apología de la prostitución infantil.

Como autor de ficción, García Márquez es siempre asociado con el realismo mágico. De hecho, es considerado la figura central de este género. El realismo mágico se usa para describir elementos que tienen, como es el caso en los trabajos de este autor, la yuxtaposición de la fantasía y el mítico con las actividades diarias y ordinarias. Garcia Márquez crea un mundo tan semejante al cotidiano pero al mismo tiempo totalmente diferente a ello. Técnicamente, es un realista en la presentación de lo verdadero y de lo irreal. De algún modo trata diestramente una realidad en la que los límites entre lo verdadero y el fantástico se desvanecen muy naturalmente.

Garcia Márquez siempre ha mostrado una actitud de escribir sobre la realidad, su razonamiento e interpretación sobre la realidad vienen de sus compromisos sociales y políticos. Llego a hacer interesantes declaraciones que pueden interpretarse como fundamentos de sus concepciones de la realidad, su tratamiento y el proceso intelectual para concebirla.

En 1982, García Márquez recibió el Premio Nobel de Literatura "por sus novelas e historias cortas, en las que lo fantástico y lo real son combinados en un tranquilo mundo de imaginación rica, reflejando la vida y los conflictos de un continente". Su discurso de aceptación fue titulado "La soledad de América Latina" y fue el primer colombiano y el cuarto latinoamericano en ganar un Premio Nobel de Literatura después de lo cual declaró: "Yo tengo la impresión de que al darme el premio han tenido en cuenta la literatura del subcontinente y me han otorgado como una forma de adjudicación de la totalidad de esta literatura".

La política también desempeña un papel importante en las obras de Garcia Márquez. Él utiliza sus obras como representaciones de varios tipos de sociedades con diferentes formas políticas para presentar sus opiniones y creencias con ejemplos concretos, aunque sean ejemplos ficticios.

Por ejemplo, en su obra Cien años de soledad tenemos la representación de un lugar “donde no existe todavía un poder político consolidado y no hay, por lo tanto, ley en el sentido de precepto votado por el Congreso y sancionado por el Presidente, que regule las relaciones entre los hombres, entre éstos y el poder público y la constitución y funcionamiento de este poder”. Por contraste, la representación del sistema político en El otoño del patriarca es sobre un lugar donde hay una dictadura, en la cual el líder es tan “grotesco, corrupto y sanguinario, ‘cuyo poder era tan grande que alguna vez preguntó qué horas son y le habían contestado las que usted ordene, mi general. Las varias maneras en que García Márquez representa al poder político puede mostrar la presencia de la política en sus obras. Una conclusión que puede ser derivada de sus obras es que “la política puede extenderse más allá o más acá de las instituciones propias del poder político".

La segunda novela de García Márquez es La mala hora que no fue publicada hasta años después de su escritura. La razón por la cual su publicación fue retrasada hasta 1966 puede haber sido su referencia a la dictadura de Rojas Pinilla. Esta obra representa la tensión política y la opresión en un pueblo rural, cuyos habitantes aspiran a la libertad y la justicia pero sin éxito en conseguir ninguna de las dos.

En 1999 le fue diagnosticado un cáncer linfático.
Sus actividades desde ese momento, se limitan a la divulgación de los crímenes del fascismo en cualquier país, como miembro del Tribunal Russell. Su fama de escritor internacional está ahora al servicio de la lucha por la liberación de los hombres en América Latina. En definitiva, Garcia Márquez prosigue la misma actividad por otros medios, ya que su obra estuvo siempre consagrada a cantar y defender la libertad de los hombres.

Fuentes:
Bibl. Carlos Ayala
Wikipedia
Imágenes:
Místico Bárbaro Aburrido: http://luisvenegas.wordpress.com/2007/04/25/mario-vargas-llosa-y-garcia-marquez-en-el-times/
The Solitude of Latin America: http://pagesperso-orange.fr/mondalire/marqueznob.htm
El Oficio de Narrar: http://eloficiodenarrar.wordpress.com/2010/03/25/como-comence-a-escribir-gabriel-garcia-marquez/
El Taller Literario: http://eltallerliterario.com.ar/tag/gabriel-garcia-marquez

No hay comentarios:

Publicar un comentario