10 jun. 2010

Carmen Laforet (Barcelona, 1921 - Madrid, 2004): NADA

Autora del artículo: Mª José Balanzategui


Carmen Laforet Díaz nació en Barcelona el 6 de septiembre de 1921. Con dos años de edad se trasladó con su familia a las islas Canarias. A los dieciocho años, una vez finalizados los estudios de bachiller, decidió regresar a Barcelona, a casa de sus familiares para estudiar las carreras de filosofía y letras y derecho,  no acabó ninguna de las dos. No le gustó su experiencia en la universidad,  y cuando contaba veintiún años se fue a vivir a Madrid. 
 
En Madrid conocería al periodista y crítico literario Manuel Cerezales, quien la animó para que prosiguiera con sus intentos de escribir. Fue sólo dos años más tarde, en 1944, cuando su vida daría un vuelco inesperado al presentar su novela Nada al recién creado Premio Nadal, otorgado por Ediciones Destino y ganarlo. Tenía solamente veintitrés años.
En 1946, dos años después de recibir el premio Nadal, se casó con Manuel Cerezales, y tuvo cinco hijos. En esa época ya, y a pesar de su juventud, disfrutó del éxito y la fama. Se le consideraba una de las mejores escritoras de la post guerra, por el realismo de sus narraciones describiendo la sociedad de aquellos años. En 1948 la Real Academia le otorgó el Premio Fastenrath por su primera novela NADA.

Siempre se recordará el nombre de Carmen Laforet unido a su gran éxito NADA. Hay quien afirma que se trata de una autobiografía. Se trata de una novela que cambió el curso de la literatura española contemporánea. Su estilo literario fue toda una novedad para la época, describió a través de Andrea, la protagonista de la novela, el mundo gris, miserable, violento que atenazaba a las familias durante la postguerra. Este estilo literario fue llamado “tremendista” y únicamente presentaba al lector los aspectos desagradables y más sórdidos de la situación.

Andrea es una joven que pertenece a la generación de la postguerra, se traslada a Barcelona, a casa de sus familiares (como la autora) para estudiar una carrera universitaria. Está llena de ilusiones y ansía emprender una vida nueva en un mundo diferente. Vuelve  a la ciudad y al entorno familiar que conoció de pequeña, antes de la guerra, cuando disfrutaban de una vida cómoda y una buena posición económica. Sus primeras impresiones de la vida en casa de su abuela  reflejan el tremendismo de la obra, y como el sitio que ella recordaba alegre y acogedor se había convertido en lúgubre y agresivo. Esta primera parte de la obra nos va narrando la evolución interior de Andrea, por el contraste de sus recuerdos con la realidad que la rodea. 

En la segunda parte, la protagonista  encuentra a la que se convertirá en su mejor amiga: Ena. Hija de una familia de la burguesía, criada a capricho, hace lo que quiere sin dar cuentas a nadie. Comparten sus proyectos e ideales. Sus teorías existencialistas chocan con el miedo, la falta de aspiraciones, la miseria y la mediocridad de la sociedad que les rodea. Esta amistad ayuda a Andrea a salir de su casa y entorno familiar que la asfixia, hace que se sienta más libre, pero a la vez le obliga a enfrentarse a las diferencias entre las clases sociales, y adaptar su comportamiento para ser aceptada por los demás.
En la tercera parte, Andrea sufre el alejamiento de su amiga, padece las penurias económicas y las tensas relaciones existentes entre los componentes de su familia. Al final de la obra aparece nuevamente Ena que la libera de la situación, llevándola con ella a Madrid a vivir con su familia, lejos de los conflictos que le mortifican. 

Comentario:
La novela está narrada por Andrea, la protagonista, en primera persona y en tiempo pasado. Los personajes que aparecen en la obra, son personas acabadas, sin ideales, decepcionadas, sin ninguna esperanza de poder salir de la situación en que les ha sumido la guerra civil. Es una parte de la burguesía catalana, acomodada antes de la guerra y que de repente se vio en una situación muy difícil de supervivencia, sin recursos y con dificultad para ganar el dinero necesario, ya que su orgullo les impedía realizar trabajos que consideraban indignos, no estando preparados para otros. Esta situación sin aparente salida provoca en los personajes una tensión y una agresividad en las relaciones entre ellos que afecta mucho a Andrea en su juventud llena de ideales. 
Andrea detalla con realismo un estudio profundo de las clases sociales de la postguerra. Eran en realidad, clases anteriores a la guerra, que habían sufrido grandes cambios, y sus componentes se habían mezclado para formar nuevas clases, en las cuales todos eran nuevos en sus condiciones y comportamientos. La vida en España cambió totalmente después de la guerra, sus costumbres y valores morales, nunca volvieron a ser los mismos. Las personas tuvieron que renunciar a sus ideas para salvar sus vidas o sus pertenencias. Este cambio de estructuras de la sociedad conmocionó de forma brutal a las personas, en particular a las más mayores, que además de haber sufrido los rigores de la guerra, al terminar ésta, se encontraron con un mundo desconocido y ya era tarde para evolucionar y aceptar ese nuevo entorno. La juventud aceptó mejor estos cambios y el choque generacional fue difícil. 
La amistad entre Ena y Andrea forma parte de este estudio psicológico, ya que relata como Ena se hace amiga de Andrea por su diferencia de clases. Está aburrida del entorno social y familiar en el que nunca pasa nada interesante, y le parece apasionante la lucha constante de Andrea por sobrevivir. A Andrea sin embargo, el mundo de Ena, sin preocupaciones, ni limitaciones morales o económicas, le parecen un sueño. 

El estilo es ameno, tiene un vocabulario fácil y no exige mayor esfuerzo al lector. Se lee muy rápidamente sin necesidad de  estudios profundos, ya que los personajes están muy bien definidos.
La lectura de NADA me provoca ciertas dudas. Al principio, parece interesante y con muchas expectativas, luego el argumento se desdibuja un poco, con muchas repeticiones, sin aparente acción, cuenta situaciones de poca entidad, incluso podría decir que aburrida. El estilo es más plano, sin garra, creo que se ha pasado un poco de moda y no impacta como en el momento de su publicación que fue novedad. El mismo final feliz de la novela me ha dejado un poco escéptica. Quizá es un reflejo de la vida de Andrea, en la que parece que no pasa nunca nada, que se ve agredida, insultada y humillada sin que todo ello la haga reaccionar. Únicamente contempla la huída. Quizás esté ahí el secreto del título NADA, y detrás de él, esté escondido un mundo profundo difícil de desentrañar.

Bibliografía:
Wikipedia
Biografías y vidas
Rincón castellano

Imágenes:
Carmen Laforet en Donante de Alas
Nada en Mr. Williams in Blog
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario