19 dic. 2011

Pinceladas - Mª Antonia Mugica

Autora: Mª Antonia Mugica
1º curso de Ciencias Humanas


PINCELADAS

Me llamo María Antonia y buscando en lo que ahora llamamos "disco duro" de mis recuerdo,s revivo una escena que para algunos/as será conocida.

SITUEMONOS: AÑO 50

Una CLASE (ahora la llamaríamos aula)

20 niñas todas de la misma edad, con sus batas blancas y pendientes de una profesora (una monja toda de marrón) que con las gafas en caballete parecía  querer sacarnos en lugar de meternos nuestro poco saber.

Sentadas ante un pupitre con un pequeño tintero de porcelana, un cuaderno rayado o en blanco con una farsilla debajo, una pluma con mango de madera y una plumilla de hierro, latón y hasta de cristal, esperábamos las palabras:  SEÑORITAS: DICTADO.

Manos a la obra, atentas, muy atentas a no cometer ninguna falta de ortografía, era quizás no tan complicado pues a nuestros 7 - 8 años  ya debíamos  hacerlo, habíamos dejado el lápiz porque éramos mayores y ya escribíamos con TINTA.

Durante más de media hora no se oía nada más que el ruido del metal raspando el papel, y cuando pasado el tiempo y a la frase de SEÑORITAS, déjenlo todo creíamos haber terminado llegando al final, y el labio ya no se mordía, entonces, entonces un pequeño empujón de tu compañera y ¡horror! la plumilla  parecía que lo hacía a propósito y caía un lamparón negro como una cucaracha.

Para qué deciros nada más, nuestra cara era el reflejo de todo: miedo, pena, tristeza... pero sobre todo  miedo ante la cara de la MONJA.

Fuente de la imagen: http://www.turismo-briviesca.com/

Llegaba el final  del curso y en nuestro boletín de notas aparecía un aprobado, notable o sobresaliente en GRAMÁTICA y ORTOGRAFÍA.

Pero éramos duras y al día siguiente volvíamos a intentarlo otra vez ante la palabra DICTADO y salía bien.


Un pequeño triunfo en nuestro mundo de folios, farsillas , plumillas , tinteros  y una MONJA con las gafas en caballete, por cierto como yo las llevo ahora,  ANTE MI ORDENADOR haciendo también un trabajo de LENGUA.

3 comentarios:

  1. ¡Ole Mª Antonia!
    Aunque realmente fueron duros y tristes aquellos años, al final nos queda un cierto regusto de añoranza a aquel tiempo pasado, que no se si fue mejor, pero indiscutiblemente si fue diferente.
    Me ha encantado lo de las gafas en caballete, lo desconocía.

    ¡Animo! y un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Mª Antonia escribes cosas muy bonitas,sigue así. ZORIONAK BESARKA BAT

    ResponderEliminar
  3. Tu texto me lleva a aquellos tiempos...
    A mí no me queda ningún regusto, ni añoranza, como dice Garro Enea. Sonrío al recordar mi primera escuela de Ondárroa y lo mala-malísima que era la Srta. Gloria.
    Como bien dices, éramos duras y resistíamos.
    Y ahora... nos ponemos las gafas en caballete (yo también, compañera) y seguimos dispuestas a aprender. ¡Hasta mañana!
    Txaro Barinaga-Rementería

    ResponderEliminar