18 sept. 2016

LAS MUCHACHAS SE FUERON. De migraciones y sentires.


Aquí volvemos, un año más, un curso más, a este blog al que tanto cariño tenemos... Y volvemos con un trabajo resultado de una investigación etnográfica desarrollada por Salvatore Laudicina Ramírez en 2008 sobre las mujeres negras que habitan los municipios, ríos y zonas rurales del mágico Pacífico colombiano que nos está ayudando en algunos hilos en los que estamos trabajando en estos momentos: la interculturalidad desde la perspectiva de las clases sociales, el valor de la creación popular poética, diferentes formas de comprender las relaciones humanas desde la perspectiva femenina...

En Latinoamérica, la poesía y la literatura escrita por mujeres negras -quienes encuentran su fuente de inspiración en la realidad- construyen un sujeto femenino que da cuenta del periplo histórico-social de sus congéneres y la elección de nuevas alternativas para darle un nuevo significado a su existencia.

Salvatore Laudicina Ramírez (2016). LAS MUCHACHAS SE FUERON. DE MIGRACIONES Y SENTIRES. Sobre poemas afrocolombianos que cuentan historias y construyen sujeto femenino. Universidad Autónoma de Occidente, Santiago de Cali, 2016
https://red.uao.edu.co/bitstream/10614/9131/1/L0046.pdf

Ilustración de Andrés Julián Tabares Rojas, extraída del trabajo de Salvatore Laudicina Ramírez
Plantea que la poesía es algo más que un género literario, que es la voz de quienes no tienen voz, quienes no pueden ni siquiera decir, contar, y la expresión poética les ayuda a esquivar la represión y la sumisión, contar su historia desde lo profundo.

“La autobiografía femenina latinoamericana como un discurso histórico-literario de carácter híbrido, que fusiona su estatus documental, su naturaleza ficticia y su carácter cultural, a partir del modelo de representación de un sujeto femenino en un cuerpo-texto de agudas implicaciones ideológicas” 
Magdalena MAIZ PEÑA (1995) Sujeto, género y representación autobiográfica: Las Genealogías de Margo Glantz Washington, DC: 1995 http://lanic.utexas.edu/project/lasa95/maiz.html

Esto nos recuerda al artículo que escribimos este verano sobre feminidades, masculinidades, género, sexo y sexualidad, que titulamos El cuerpo en relación, donde planteamos también el cuerpo como texto...

El trabajo de Salvatore parte de la poesía de Mary Grueso Romero, de hablar con ella y comprender sus poemas, para reconstruir los sentires de mujeres afroamericanas, con quienes también habla para relacionar el trabajo de creación poética con historias de vida. Lo que cuenta Mary Grueso en sus poemas no son fruto de su inspiración sino que son elaboraciones poéticas de viviencias suyas y de otras mujeres con las que ha compartido sentires, pensares y haceres.

Yo vengo de una raza que tiene
una historia pa ́contá
que rompiendo sus cadenas
alcanzó la libertá.


ANUDANDO ILUSIONES
'Anudamos la ilusiones como una cesta,
y las tejemos como una capa de colores'

Omar Rayo

Quise dejar atrás el pasado,
Decidida, tomé el bastidor,
Hilo, aguja y tela.
Y empecé a tejer ilusiones,
Cansada de mis recuerdos,
De mis noches de desvelo,
Donde no ha aparecido una palabra nueva,
Un rayo de luna,
Ni un te quiero.

Imite las arañas en las cuevas de mis deseos,
Y elaboré un itinerario de viajes
Por mundos desconocidos
Que encontré en amarillentas páginas
De libros viejos.

En Buenaventura,
Desatracando mi velero
Levé anclas hacia la antigua Grecia:
De Sócrates, de Platón, de Troyanos guerreros.

Recorrí las pirámides de Egipto
En donde están los sepulcros
De faraones milenarios
Y de pasados imperios.

En la India vi las vacas sagradas
Deambulando al azar;
Y descendiendo las escalinatas de Jorge Zalamea
En el río Ganges
Sepulcro tradicional de un pueblo hambriento
Alimentado por la fe y las creencias.

En Italia
Visite Venecia con sus Góndolas
¡Que hermosura de paraíso y sueño!...

En la cúpula de San Pedro
Perpleja observé el espíritu renacentista de Miguel Ángel
Que hombro a hombro con Da´Vinci
Sellaron con broche de oro
La universalidad de sus genios.
Allí en las alturas del monte Sacro
Recordé el juramento de Bolívar
De libertar a su pueblo
Paseando por los campos 'Elíseos'
Me detuve frente al arco del triunfo
En donde encontré el nombre
De Francisco de Miranda
Desafiando el tiempo.

En Taiwán, muchas mujeres diminutas
De ojos rasgados
De porcelana y silencio
Encadenadas aún a culturas ancestrales
De su pueblo.

De pie en el Sahara
Deslumbrada ante tanta belleza
No sabría decir donde estuvo Dios primero
Si en las montañas de arenas del desierto
O en la cordillera de los Andes de mi América.

En New York,
La estatua de la libertad
Lleva la llama viva y anhelada
De todos los pueblos.

Cartagena,
Patrimonio histórico de la humanidad
Sus murallas, recuerdo de invasiones piratas
Y de un Morgan guerrero.

Un grito de dolor
Me volvió a la realidad
Al enredarse la aguja en el dedo
Manchas escarlatas adornaron la tela
Mientras de mis ojos saltaban al espacio
Y caían al costurero
Dos gotas transparentes de aguacero.

Mary Grueso Moreno

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada