7 ene. 2012

Cuando La Lengua destruyó al amor

Autor:Jose María Atorrasagasti
1º de Ciencias Humanas

Era a mediados de los sesenta cuando yo era estudiante, regular por cierto, de 4º curso de Bachillerato y a con 13 años encontré mi primer amor; allí estaba, en el suelo, dibujada en un papel de la mitad de un folio. Era muy guapa, de edad y talla indefinida, pero válida para mí.

Inmediatamente guardé el retrato en el libro de Lengua, aunque era consciente de que, con aquella acción, estaba probablemente robando el amor de un compañero.

leo
Retrato en Flickr - CC - by Ringoblu

Lo usaba básicamente como recordatorio de páginas, y así tenía, continuamente, la imagen de mi bello amor. Tanta manipulación y movimiento llevó consigo un deterioro progresivo del papel, malo de calidad, soporte del retrato. Decidí que tenía que conservar a mi amor y lo calqué, sobre un cristal y una lámpara encendida, en otro papel de mejor calidad. El resultado fue regular, ya que no era tan perfecta, pero consideré que como el papel era mejor, este perduraría.

No fue así, por tanta manipulación entre páginas del libro, y tuve que repetir varias veces la operación; el resultado fue nefasto pero yo seguía enamorado, pero un poco menos.

Un día en la hora de estudio, el Padre Jaúregui, profesor de Lengua, al pasar junto a mi pupitre, vio el retrato, ya muy distinto del original, y lo cogió. Me dijo: "¡Te mereces algo mejor!" Y lo hizo pedazos.


¡Destruyó mi amor!

2 comentarios:

  1. Qué bonito!!! Aunque el Padre Jáuregui tuviera razón, para tí aquella imagen representaba un tesoro secreto...
    Creo que el texto expresa muy bien tu sentimiento de aquella época. Enhorabuena.
    Txaro Barinaga-Rementería

    ResponderEliminar
  2. Kaixo Atorra!
    El escrito muy bueno. Bien las oraciones yuxtapuestas, los casos de aposición... jaja

    Saludos,

    Benito.

    ResponderEliminar