28 abr. 2015

Por muchos lugares...



Por muchos lugares pasaba la historia.
Tú leías a Whitman, con estilo triste.
Tus alrededores ya estaban poblando
de sed las palabras que usaste esta tarde.
Entonces ya estaban previstos tus gustos:
cada vieja fecha posee estas artes.

Por eso no es raro que muchos no entiendan,
pues muchos supimos de los mismos rumbos.
Por eso no es raro que nadie domine
las riendas de todos sus mundos.

Por muchos lugares pasaba la historia.
El antigua Egipto ya nos condenaba.
Todos conspiraron para reprimirnos
y como las lluvias vinieron las guerras.
Y el tiempo ha llorado detrás de las estructuras,
pues nada se salva del orden perfecto.

Por muchos lugares pasaba la historia.
Ya cada palabra era una duda
y elegir la clave de cada conciencia.
Y a ti, tan pequeña y resumen del mundo,
todo te tenía que arder cuando viste
moros en las costas de cada palabra.

Por muchos lugares pasaba la historia.
El mundo era un vasto sembrado de huesos
y las hortalizas un día crecieron
nutridas del jugo vital de los cuerpos.
Y supe que escombros regados por tierra
pueden fecundarle mañana la entraña.

Por eso no es raro que muchos no entiendan,
pues muchos supimos de los mismos rumbos.
Por eso no es raro que nadie domine
las riendas de todos sus mundos.

Silvio Rodríguez (1968). Grabado y publicado en el disco "Érase que se era" (2006), trabajo recopilatorio de temas escritos entre 1968 y 1970.

Fuente de la letra: musica.com



27 abr. 2015

No puedo dormir, y llueve... Augusto Blanca

MAYO

Fuente de la imagen: En Caribe
No puedo dormir, y llueve.
Un gato reclama lunas,
se moja triste, suicida.
Mi barquito fantasmita
pide también aventuras.

Mayo llega en aguacero,
trae una brisa ligera
que acaricia mi ventana,
y llueve.

No puedo dormir, y llueve.
El agua parece canto,
serenata enamorada,
mi paloma mensajera hoy,
hoy decidió vacaciones.

Las flores están de fiesta,
las luciérnagas de duelo.
La tierra está agradecida y…
y llueve.

Yo, sin embargo, no duermo,
no por lirios ni por cantos,
no por el gato suicida,
ni el barquito fantasmita.

No puedo dormir, no puedo,
porque llueven los recuerdos,
que no se dan por vencidos,
que no me dejan, que vuelven
cuando llueve.



AUGUSTO BLANCA

Si Cuba es música, Augusto es trova. O mejor, TROVA. Con mayúsculas. Perteneciente a la generación de los renovadores, esa generación tan determinante entre los que se encuentran nombres como los de Silvio Rodríguez, Pablo Milanés, Noel Nicola, Sara González o Vicente Feliú, por citar algunos, Augusto –también compositor de las piezas que interpreta- siempre ha sido, además, un gran conocedor de la trova más tradicional; de las raíces. Por eso, este trovero ha sido capaz de jugar con el concepto “trova” y llevarlo a mundos donde habitualmente no solemos encontrarla. [...]

Fuente (para leer más): http://www.cancioneros.com/ct/38/0/augusto-blanca

25 abr. 2015

Grândola, Vila Morena



Grândola, vila morena
Terra da fraternidade
O povo é quem mais ordena
Dentro de ti, ó cidade

Dentro de ti, ó cidade
O povo é quem mais ordena
Terra da fraternidade
Grândola, vila morena

Em cada esquina, um amigo
Em cada rosto, igualdade
Grândola, vila morena
Terra da fraternidade

Terra da fraternidade
Grândola, vila morena
Em cada rosto, igualdade
O povo é quem mais ordena

À sombra duma azinheira
Que já não sabia a idade
Jurei ter por companheira
Grândola, a tua vontade

Grândola a tua vontade
Jurei ter por companheira
À sombra duma azinheira
Que já não sabia a idade

Zeca Afonso



23 abr. 2015

Poemas de Juana de Ibarbourou (Juana de América)

Fuente de la imagen: biografiasyvidas.com

Juana de Ibarbourou (Fernández Morales, de soltera), conocida popularmente como Juana de América (Melo, 8 de marzo de 1892-Montevideo, 15 de julio de 1979), fue una poeta uruguaya. El 10 de agosto de 1929 recibió, en el Salón de los Pasos Perdidos del Palacio Legislativo, el título de «Juana de América» de la mano de Juan Zorrilla de San Martín frente a una multitud de poetas y personalidades. Fue enterrada con honores de Ministro de Estado en el panteón de su familia del Cementerio del Buceo.

Para saber más de Juana de Ibarbourou: http://ilusionismosocial.org/mod/url/view.php?id=705


 
COMO UNA SOLA FLOR DESESPERADA

Lo quiero con la sangre, con el hueso,
con el ojo que mira y el aliento,
con la frente que inclina el pensamiento,
con este corazón caliente y preso,

y con el sueño fatalmente obseso
de este amor que me copa el sentimiento,
desde la breve risa hasta el lamento,
desde la herida bruja hasta su beso.

Mi vida es de tu vida tributaria,
ya te parezca tumulto, o solitaria,
como una sola flor desesperada.

Depende de él como del leño duro
la orquídea, o cual la hiedra sobre el muro,
que solo en él respira levantada.

Poema tomado de Poemas del alma


EL POZO

Asiento de musgo florido
sobre el viejo brocal derruido.
Sitio que elegimos para hablar de amor,
bajo el enorme paraíso en flor.

¡Ay, pobre del agua que del fondo mira,
tal vez envidiosa, quizás dolorida!
¡Tan triste la pobre, tan muda, tan quieta
bajo esta nerviosa ramazón violeta!

-Vámonos. No quiero que el agua nos vea
cuando me acaricies. Tal vez eso sea
darle una tortura. ¿Quién la ama a ella?
-Tonta! ¡Si de noche la besa una estrella!

Poema tomado de Los Poetas


4 abr. 2015

Rafael Amor, “la voz que no cesa”

Comparto aquí la nota de prensa de Pilar Campos (prensa@rafaelamor.com) sobre Rafael Amor, quien tendremos el gran placer de escuchar y conocer en el concierto del día 18 de abril de 2015 a las 19:00 en el Ateneo Kabigorri de Irun (Gipuzkoa) como actividad del Encuentro para la constitución del Seminario de Ilusionistas Sociales. El concierto, al igual que las jornadas, será gratuito así que... ¡animaos!


Algunos dicen que es “el último de los cantores comprometidos, el que queda” y yo le he oído decir que es “el primero de los que están por venir”.
Vengo de mil derrotas, soy invencible que ni la misma muerte podrá conmigo, a mi paso dejo amor, dejo los hijos, una lucha, un poema, unos amigos…”

Rafael Amor, nació en Buenos Aires en noviembre del 48. Su padre, Francisco Amor, piedra fundamental de la canción popular en la Argentina, brillante cantor de la orquesta de Francisco Canaro. Su madre, María Toraño, una de las más cotizadas artesanas del bordado en América. Considerado por sus propios compañeros, como uno de los más destacados autores de su generación, sus canciones, han sido grabadas por prestigiosos intérpretes, entre ellos: José Larralde, Alberto Cortez, Facundo Cabral, Mercedes Sosa, Los Cuatro de Córdoba, Cantoral, Xavier Labandera, Los Sabandeños y otros. Se afincó en España en 1973, donde desarrolla la mayor parte de su carrera; en aquel momento de eclosión de la canción de autor y sobre todo de la canción sudamericana, lo ubican entre los principales animadores de la transición. Graba " No me llames extranjero", disco que alcanza una gran repercusión, y hoy está más vigente que nunca, por ser un verdadero himno a la universalidad humana.
Hablar de Rafael Amor es hablar de sus comentarios y anécdotas de sus reflexiones sobre el presente, siempre apoyado en el reciente pasado, que nunca pierde actualidad, porque hablar de la libertad de los que peor lo están pasando, de los inmigrantes, de la pobreza, de esos invisibles que pasan a nuestro lado, siempre esta de actualidad, a pesar de que el buen orden y supuesto aseo mental nos lleve a verlo como algo residual.
Todas sus canciones tienen mensajes en los que pensar, mensajes que muchas veces te llevan me atrevería a decir, a condicionar a la propia canción y sus componentes de interpretación y musicalidad, mensajes que te ayudan de forma natural a enhebrar nuevas reflexiones y mas canciones que se acompañaran con nuevos silencios que Rafael Amor de forma magistral los convertirá en silencios cantados e interpretados de compromiso social.
Rafael Amor es un cantautor de los que no solo viven de sus canciones pasadas, sino de los que se reinventa en todo momento, capaz de hablar de la globalización, de las nuevas tecnologías, del todo poderoso G8 y así sucesivamente sin olvidar a las melodiosas” Laura” y “Violeta” con quien siempre invita a cantar sus estribillos, o las canciones de siempre, de actualidad constante, como “No me llames extranjero”, y su canción de presentación del concierto que recuerda porque está en el escenario y su condición de vida.
Algunas cosas, como su afán por hablar de la persona como eje central de su pensamiento, que pudiera ir sustituyendo a lo colectivo, pero sobretodo la cita a la “ternura” preciosa palabra que según parece toma significado especial, cuando los años se te van acumulando, y de la que se necesita mas y mas en estos momentos, ternura que pudiera contrastar con la crudeza de muchas de sus canciones pero que se entremezcla perfectamente en un todo invisible.
Rafael Amor “carga las pilas” de quién lo escucha