18 feb. 2014

Calumniador, calumniado


¿Cómo osas tú, miserable,
reírte del deshonor
que pende sobre cabezas
más honestas que la de vos?

Calumniasteis sin mesura,
criticasteis a todo dios,
no dejasteis nadie libre
en todo vuestro rededor.

¿Y os extraña que ahora mismo,
os devuelvan, con mal humor,
vuestras críticas acerbas
que hirieron siempre a traición?

Muy mala persona fuisteis,
mentiroso, falaz, atroz,
destruisteis cualquier honra,
marchitasteis cualquier flor.

Ahora, te toca pagar
los hechos imaginados
que a su ruina y por tu culpa,
a tantos hombres llevaron.

Con tus acciones devueltas
por tus prójimos heridos,
no pidas misericordia,
esa que tú no has tenido.

Agustín Mañero
18 de noviembre de 2013
Creación inspirada en el aria “La Calunnia é unventicello” (EL BARBERO DE SEVILLA, G. Rossini).

A continuación, puedes escuchar esta aria de la voz de Boris Christoff:




 

14 feb. 2014

Obra digitalizada de Mariano José de Larra: ¡Tu amor, o la muerte! (via @BNE_biblioteca)

Gracias a la cuenta de Twitter de la Biblioteca Nacional (@BNE_biblioteca), me ha llegado en enlace a la obra digitalizada de Mariano José de Larra (1809-1837):

Aprovechamos para recordar las entradas sobre Mariano José de Larra en este mismo blog y así rememorar a este gran autor romántico:
Tarjeta de visita de M.J. de Larra. Fuente de la imagen: Foro Xerbar


Os dejo este fragmento de ¡Tu amor, o la muerte! para celebrar el Día de San Valentín...


Clotilde. ¡Qué fin tan desgraciado!

Monvel. ¡Y tan necio! ¡matarse y sin saberse porqué!

Clotilde. A mí me aseguraron que una pasión.

Monvel. ¡Mayor necedad aun!

Clotilde. ¿Qué?

Monvel. ¡Digo que esa es mayor necedad!

Clotilde. ¡Ah! porque no comprendes toda la extensión de ese sacrificio. Tú no serías capaz de matarte por una mujer.

Monvel. ¡En mi vida!

Clotilde. ¡Ni aun por la tuya!

Monvel. Mucho lo sentiría á lo ménos, y ella tambien me parece. Porque al fin yo les pondria un dilema á esos locos... O la mujer á quien quiero ha de sentir mi muerte, y en ese caso soy demasiado galante para darle semejante sentimiento, ó mi muerte ha de serle indiferente, en cuyo caso es preciso ser muy necio para proporcionarla una diversion tan cara.

Clotilde. Todo eso estuviera bien, si él que quiere de veras pudiese razonar.

Monvel. ¿Y porqué no? Por lo mismo que quiero á mi mujer y á mis hijos, me hago otra cuenta muy distinta, y digo para mi: "Mas útil les he de ser viviendo, que despues de muerto; y por lo tanto vivamos." Vamos á ver, á ti, por ejemplo, ¿que te falta? ¿Hay en todo Paris una sola mujer de tu agente de negocios mas feliz que tú? ¿No está siempre á tu disposicion la llave de mi gaveta? No faltas á los teatros, te abonas á la ópera, asistes á los bailes.

Clotilde. No digo que no...

Monvel. Tienes quien te sirva, quien adivine tus pensamientos. Tu marido es tu primer criado. En una palabra, querida mia, ¿no es verdad que no ecertarias á vivir sin mí? Por mí parte te confieso que se llegases á enviudar, lo sentiria aun mas por tí que por mí.

Clotilde. Nunca he dicho que no seas excelente marido...

Monvel. En eso fundo mi vanidad: por lo tanto, no hablemos mas del asunto: mira, para disipar la tristeza, ven á disfrutar de esta hermosa vista, y á respirar el aire fresco del rio.

(Abren el balcon y sale afuera.)


¡Tu amor, o la muerte! = (Deine Liebe oder den Tod!) : comedia en un acto : ein Lustspiel in pag. 8 a 10
Prosa von Larra
Scribe, Eugène (1791-1861) - Libro - 1885


12 feb. 2014

30 años sin Julio Cortázar

30 años desde el fallecimiento de Julio Cortázar... y tenemos la suerte de seguir escuchándolo y leyéndolo...

Hace un año escribimos aquí sobre el 50 aniversario de Rayuela y hoy me gustaría compartir con vosotros esta lectura del propio Cortázar de sus obras Torito y Casa Tomada. Media hora para disfrutar de su tono, su acento, su obra.


Aquí puedes leer el texto de Torito
Y aquí el texto de Casa Tomada


Biblioteca de Julio Cortázar: http://www.march.es/bibliotecas/repositorio-cortazar/

Ovillejo...


Te dedico este ovillejo.
—Te dejo.
Lo rimaré en consonancia.
—Mi gracia.
¿Estará pasado de moda?
—Toda.

De esta manera tan boba
he escrito el ovillejo.
Te lo ofrezco muy parejo;
te dejo mi gracia toda.

Agustín Mañero

11 feb. 2014

El Juramento, de Agustín Mañero


La mirada firme, muy altanera,
ofrece a las gentes, el Campeador;
va a tomar juramento al rey, su señor,
en la iglesuela de Santa Gadea.

Se agolpan expectantes a su vera
todos los vecindarios de alrededor;
quieren ver al esforzado valedor
humillar a su rey de esta manera.

Alfonso VI el Bravo jura que no,
que no fue él quien mató a su hermano Sancho,
que no estaba presente cuando murió.


Que él no participó del zafarrancho
que en Zamora, Bellido Dolfos armó;
eso juró… y se quedó tan pancho.

Agustín Mañero
9 de noviembre de 2013